Después de la tormenta. ¿Paz?

>> viernes, 8 de agosto de 2008


Y entonces,/cuando el sol la nieve derrita,/y en canales floridos se llene, /ese día de la paz /llegará.

Algún día,/cuando en el desierto/las aves/las ramas extendidas pueblen,/y los árboles con sus/frutos/cargados dense.

Ese Día de la Paz,/llegará.

Algún día cuando el hombre en su tierra,/cual tablero de ajedrez,/su juego respete,/ese Día de la Paz/llegará.

Y aunque parezca,/que no queda nada, que nos venció la muerte/verán que realmente/continúa estando todo, es la vida que ennoblece.

Y una vez más me preguntarán/y una vez más les diré:/solamente vigilad y orad,/ porque/ vigilando vivimos/y orando,/ continuamos fecundando.

Vosotros que arrojasteis las tablas/y el surco quebrasteis,/respetad nuestros escudos./ Escuchadme,/y porque me escucháis y yo veo/os conjuro en el pacto,/pero no quedéis en vano, sino en el pacto con la vida/que es paz.

Veo que las noches/y los días se unen,/que la ronda se agranda/de la mano de la infancia,/en todos los que por su voluntad/al Monte ascienden,/sus almas ascienden.

Veo que las estrellas se acercan... /y algún día,/cuando el mar/y la tierra y los cielos/un solo canto de amor/recen,/ese Día de la Paz,/llegará, llegará.


Vamos Perú. ¿Quién dijo que no podiamos?

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP