El Ministro y la huelga

>> lunes, 22 de septiembre de 2008

Creo que nunca antes un ministro ha sido el primer escollo para resolver un conflicto social de carácter gremial – económico como este. Si en un primer momento el presidente García consideró totalmente imposible acceder a la petición de los médicos de darle de baja al ministro de Salud, luego del análisis de los costos y el audio de pepitas.com debe ser cada vez más molesto mantener a Garrido Lecca en su puesto. Si bien políticamente hablando es poco probable que se termine por destituir al ministro “boquita de caramelo”, socialmente, sobre todo cruzando este hecho con los resultados de las encuestas publicadas por El Comercio, que el ministro Aprista deje la sede de la Avenida Salaverry. En todo caso resultaría anecdótico que en lo que va del segundo gobierno aprista, el único ministro separado del Ejecutivo sea producto de una protesta social en vez una acción de antejuicio político de la oposición, que si realmente funcionara ya tendría varios, varios ministros fuera de su cartera.

2 comentarios:

Pepe Bacigalupo 22 de septiembre de 2008, 19:52  

De hecho sería la segunda vez que Garrido Lecca deja el fajín de ministro en este gobierno. Si bien la primera no fue tan escandalosa como el tema actual de la huelga médica, su paso por el ministerio de Vivienda y Construcción le valió para ser categorizado por la revista Dedomedio como uno de los más cagones del primer año de Alan. Por supuesto, nadie le gana a Alva Castro, denominado Señor Mojón.

Erick 24 de septiembre de 2008, 3:05  

El paso de Construcción a Salud no fue tan rochoso, hasta los más entendidos creyeron que era un jugada inteligente xq sabían que los problemas de ese sector son casi en su totalidad presupuestales y un economista debería haber podido resolverlo, pero como vemos parecer que el grito desaforado de la gente del Minsa tan falso no es, el Ministro de Salud, de Salud no sabe nada.

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP