El País de la Protesta (III)

>> sábado, 4 de octubre de 2008

Toda investigación especializada en conflictos sociales coincide en que el Estado presenta un papel ineficiente en la gestión de los mismos. Frente a este hecho, se nos presentan una serie de cuestionamientos que podrían resumirse en la siguiente pregunta: ¿Cuáles son las causas que originan la incapacidad del Estado para mediar en estos conflictos? Sin embargo, la respuesta que podamos formular no debe ser solamente política, social o económica, porque el carácter de cada conflicto tiene una naturaleza propia que exige una análisis que vaya más allá de lo verificable a simple vista. Por lo tanto, el análisis y elaboración de propuestas que se hagan frente a esta terrible debilidad estatal debe ser multidisciplinaria.

No obstante lo planteado, considero que el plano legal ha jugado un papel activo como movilizador de la protesta. La desconexión y contraposición entre el marco legal que promueve por un lado una política pública y por otro la protección de otra (x ej. minería vs. medio ambiente) da origen a una pauta errática en nuestro ordenamiento jurídico, el cual, al entrar en contradicción termina por priorizar a uno en desmedro del otro. Si a esto sumamos el desempeño estatal como un problema en sí mismo, al no mostrar un grado elevado de coherencia en su actuación, capacidad de acción ni elaboración de propuestas; resulta prioritario pensar en una política pública que permita prevenir y/o resolver acciones violentas en corto plazo.

Punto aparte, hoy Beatriz Merino, hace unos días Walter Albán, ya han manifestado este vacío que tiene el Gobierno dentro de su política de gestión social. El conflicto entre Moquegua y Tacna, la huelga Médica o el paro nacional contra varios decretos legislativos - que se viene - no son hechos aislados frente a los cuales el Gobierno deba mantener una postura ascética que al final de cuentas es la que termina por deslegitimar el sistema democrático.

¿Entonces? No perdamos tiempo, la DP ya presentó su informe de setiembre, la PCM tiene una Unidad de Prevención de Conflictos, además del aparato estatal en sí mismo ¿Que falta? ¿Voluntad política? ¿Se irán acordando de estos problemas conforme se acerque el APEC? ¿Saldrá el Premier de pedir chepi mientras dure la cita internacional? No pues, los conflictos sociales son la primera muestra que en nuestro país aún hay muchas desigualdades que reparar, malos canales de representación que corregir y terribles polítiqueros baratos que sólo buscan una base social para lanzarse a las próximas elecciones. Sin duda, algo que debemos desterrar.

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP