Ya va a venir el día...

>> domingo, 22 de febrero de 2009

Viene la noche/ Y firmes combaten foscos/ Los reyes rojos.

Era tarde, 3 carros desde Miraflores y aún así demoré una hora y media en llegar hasta La Molina. Caminando por Raúl Ferrero a paso ligero pienso que ya me lavaré la cara cuando llegue a COFOPRI.

Tengo una reunión con Victoriano Cáceres, en un par de minutos me quedara la sensación que es el único funcionario público responsable del tema de comunidades campesinas en el Estado, la soledad del Ingeniero me sorprende ante lo que para otros países como Colombia o Bolivia esta realidad se corresponde con un Viceministerio o Ministerio respectivamente; miro el piso y me resigno, la manera más cruda de entender la ausencia total de una política del Gobierno respecto al tema.

Históricamente las Comunidades Campesinas han sido sinónimo del valor que pueda darse a sus tierras, antes agrícola hoy el último reducto frente a la minería. Conversando con el Ing. Cáceres, me parece que evoca con nostalgía aquellos tiempos donde el Estado realmente se preocupaba por conocer la realidad de las comunidades, elaborando diágnosticos desde el Estado que legitime socialmente las normas que habrían de dar. Fue con SINAMOS en 1978, la última vez que el Estado se preocupó por intentar conocer la realidad comunal, luego vendrían trabajos de ONGs y el informe del un PETT ya desactivado; esta es otra época, ahora las reformas que reconocen derechos y facilitan su ejercicio vienen de afuera y estan condicionadas por la plata que pueda dar la cooperación internacional, o no ESAN.

Las palabras del Ing. Cáceres me llenan de satisfacción pues me consta que estoy aprendiendo algo con mucho valor; sin embargo, me resulta increíble que un hombre con más de 30 años en la función estatal tenga para el solo toda la subdirección de comunidades campesinas de la Dirección de Formalización Integral de COFOPRI, la falta de profesionales indicados en el Estado es una compleja realidad. En todo caso, luego de escuchar las elucubraciones de mi tesis solo alcanza a decir: "va a ser bonita tu investigación". Me comenta que le gustan la inferencias y generalidades que publica Alejandro Diez, que esta pensando publicar un libro sobre la parcelación de las tierras comunales, me recomienda libros y explica la complejidad social que pueden darse dentro de un territorio comunal.

Durante el 2008 se han reconocido 300 nuevas comunidades campesinas me cuenta, - ya nadie se interesa por estos temas - repite con cierta amargura, ¿algún día desaparecerán las comunidades campesinas? Algunas de ellas no creen ni en sí mismas. Decretos legislativos, Decretos Supremos, Políticas publicas liberalizadoras de terrenos comunales, falta de decisiones estatales ante una realidad a la que desde que el Perú es Perú se le ha dado la espalda. Esto tiene un poco de mucho y poco de todo, pienso; me alegro que el Ing. se quede dos horas más después de la hora de salida para seguir compartiendo su conocimiento conmigo, aquel que otorga el trabajo de campo, la experiencia.

Salgo de la sede de COFOPRI pensando en que debo escribir un post sobre el Ing. me alegra saber que alguien con tanta experiencia no haya terminado en una ONG o una empresa minera con verdadera vocación social ¿existe aquella rara avis? (aunque también me sorprende). Espero que no piense en jubilarse, fracamente sería una pena que un funcionario con dicha experiencia en la administración pública se vaya, el Estado perdería una institución en comunidades campesinas... entonces me pregunto: ¿Realmente le importaría?

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP