...

>> miércoles, 11 de marzo de 2009

La CVR quiere destacar (...) la terca voluntad de persistir de los peruanos y peruanas en general, especialmente de aquellos que vivieron y sobrevivieron en las zonas más golpeadas por la violencia, donde continuaron existiendo mayoritariamente autoridades locales, escuelas, iglesias, trabajadores y vida en general. A esa voluntad de despertar cada mañana, respirar hondo y continuar la vida en medio del terror, nuestro homenaje.


Pd.- Con esto termino, por ahora.

Read more...

MUSEO "VIRTUAL" DE LA MEMORIA - YUYANAPAQ: PARA RECORDAR

>> sábado, 7 de marzo de 2009

TRESCIENTOS CINCO IMÁGENES encontraran en este álbum virtual sobre el conflicto armando interno 1980-2000 que investigó la CVR, son retratos que nos confrontan, que nos exigen respeto y menos indiferencia respecto a las decisiones de quienes dirigen el destino del país. Más del 90% de las fotografías han sido tomadas por medios de comunicación como CARETAS, EL COMERCIO, LA REPÚBLICA, OJO, CORREO, REUTERS un largo etc.

"Si el Presidente rechaza la posibilidad de construir un museo de la memoria, aún tiene la posibilidad de impedir una muestra virtual".

Pd. 1.- En el transcurso de los días subiré entre 400 más que faltan.
Pd. 2.- Algunas imágenes son sumamente fuertes, también podríamos decir crueldad.
Pd. 3.- Difundan este archivo fotográfico, para que no se repita.

Read more...

Recuerdos que se bifurcan

>> miércoles, 4 de marzo de 2009

La posibilidad de construir un museo de la memoria sin duda pone los pelos de punta a muchos aventureros que gustarían que sus “hazañas” fueran dejadas en el pasado, atrás, en aquel deficiente colectivo que tenemos los peruanos para no querer recordar.

¿Qué seriamos sin pasado? Una triste y absurda repetición de los mismos errores simplemente. Por ello, la necesidad de un museo de la memoria pone en vitrina el debate respecto a esa debilidad nacional que tenemos los peruanos de siempre olvidar las desgracias de nuestro pasado como Nación condenándonos a volver a repetirlas.

Ahora bien hay quienes piensan que todo se puede complicar si ponemos en debate que memoria debemos recordar. Tal distinción es una vileza propia de nuestros políticos y algunos militares que sólo buscan enlodar consenso que la construcción de este museo requiere.

En ese aspecto, si algo tiene la muestra fotográfica de la CVR es la visión del sufrimiento general que sufrió el país, no solamente esta la foto del presidente frente a miles de cuerpos muertos como lo muestra el útero y morsa, también podemos ver al presidente en el funeral de una autoridad militar asesinada por Sendero. Victimas fuimos todos de alguna u otra manera, porque los peruanos que se fueron nunca podremos saber cuando bien le hubieran hecho a nuestra patria. El Museo de la memoria debe recordarnos parafraseando a Salomón lo que fuimos y debemos dejar de ser porque esa historia que nos contará el museo es la historia de la última gran vergüenza nacional donde todos – hayamos jalado el gatillo o no – también tuvimos la culpa.

Read more...

Conflictos sociales en el Perú

>> martes, 3 de marzo de 2009

Parte (II) del post anterior

Las protestas sociales – tal como han sido identificadas – exigen una respuesta propositiva del Estado. Por una parte, se reconoce la autoridad que tiene el Estado para elegir la mejor solución para el conflicto; por otro lado en la medida que cumpla un papel mediador sin predisposición por algún sector en especifico, podrá alcanzar una solución transformadora frente a los problemas que originan los conflictos sociales. Sin embargo, en algunos casos las agencias del Poder Ejecutivo forman parte del problema que genera el conflicto, desencadenando un vacío de poder que concluye finalmente en la deslegitimación de la autoridad estatal.

Frente al desencadenamiento de conflictos sociales, la respuesta del Estado en los últimos dos gobiernos ha adoptado un papel pasivo durante el proceso de escalamiento de la protesta, reaccionando tardíamente frente a hechos que tuvieron evidentes procesos de maduración que muchas veces se iniciaron con las negativas gubernamentales no solamente a conversar con autoridades de menor rango (que puedan transmitir de manera directa hacia los responsables de toma de decisiones en las más altas esferas del gobierno los problemas) sino la falta de llegada de la población a esos espacios dentro del poder. No cabe duda que el Estado ha sido sobrepasado innumerables veces por las crisis sociales, políticas y económicas que provocan los conflictos, siendo más evidente cuando estas protestas chocan ostensiblemente con actividades económicas como las extractivas, que son tópicos prioritarios dentro de la política estatal.

Por ello, el Gobierno debe convencerse que los conflictos sociales pueden marcan el camino para que las decisiones que se tomen sean concensuadas y beneficien al mayor número de ciudadanos, evitando por todos los medios de llegar a enfrentamientos con los directamente perjudicados. Por otra parte, si bien persiste la posibilidad que las protestas mantengan motivaciones externas a las causas intrínsecas del conflicto, considero que la gente no protesta por las puras, más aún cuando se ha comprobado en la práctica que los más grandes conflictos enfrentados por el anterior y actual gobierno no han sido motivados por intereses políticos desestabilizadores del régimen, más bien constituyen manifestaciones en contra de alguna política económica o modelo de desarrollo que generan en la población un mandato y determinación social para exigir una respuesta propositiva del Estado.

En ese sentido si bien pueden presentarse protestas innecesarias resulta más necio mantener la falta de interlocutores que permitan conocer desde la población las razones que motivan las protestas. Este punto es fundamental en la que medida que por más adversario que alguien se considere del gobierno e incluso no se sienta representada por sus autoridades a quienes imputa como responsables de los problemas pero con la capacidad de decisión para resolverlos en la que cuentan con la autoridad y legitimidad que da la elección popular. Por esa razón recurrir a la protesta se ha vuelto en los últimos años una estrategia para llamar la atención del Gobierno, la violencia y enfrentamiento con las autoridades del orden pone en vitrina las necesidades y expectativas insatisfechas de los promotores de la protesta, motivando la movilización de una parte del aparato estatal que escucha, firma y promete soluciones que a veces nunca llegan a concretarse.

Imagen: Web Defensoría del Pueblo

Read more...

El Estado Peruano y los conflictos sociales

La presencia de conflictos sociales durante nuestra vida Republicana ha sido una constante. Las diferencias que se reflejaban en guerras civiles, conflictos locales y regionales, disputas por el aprovechamiento de recursos naturales alcanzaron finalmente su máxima expresión con el conflicto armado interno que sufrió el país a partir de los años 80, en el cual un gran número de peruanos lucho por destruir el “imperfecto” sistema democrático que tenia el Perú en aquella época. Para graficar las terribles consecuencias de esta lucha interna solamente basta mencionar que se constituyo como el episodio de violencia más intenso, extenso y prolongado de toda la historia republicana, además significó las muerte de 69,280 peruanos, algo nunca antes visto en nuestros casi 200 años como República[1], originando finalmente en conjunto con otros factores las condiciones para que en el país se asentará una nueva dictadura que nos gobernaría durante 10 años.

Los grandes conflictos sociales que ha sufrido el país han marcado al caída de regimenes democráticos y el principio del fin de los más encumbrados autoritarios; reforzando la idea que ninguno ha podido resolver los lastres del sistema capitalista, la fractura social de un Estado fallido, la inoperancia total frente a la exclusión, y el racismo de gran parte de la sociedad peruana. Una sociedad que vive a espaldas de esa la falta de distribución de la riqueza, que pareciera que llevamos ese lastres desde antes de habernos llamado Perú.

Teniendo presente estas ideas, extraña la falta importancia que tiene analizar el marco estructural en que se gestan, desarrollan e impactan los conflictos sociales en el país; la conflictividad social nunca fue analizada desde el Estado, no por lo menos de manera teórica y propositiva, preocupados los gobernantes muchas veces en otros avatares (como los Golpes de Estado), sucesivos gobiernos prefirieron desarrollar redes clientelitas leales al régimen, el uso de las fuerzas armadas, la extradición de opositores o simplemente cometer crímenes de lesa humanidad para intimidar a todo aquel que se opusiera a las decisiones tomadas por la administración de turno; mientras más autoritario era el régimen mayor el uso de violencia ejercida.

Estas condiciones han generado que el Estado presente dificultades para observar más allá de las diversas motivaciones, agendas o posturas ideológicas que desencadenan y confluyen en una protesta social, constituyéndose como la principal debilidad que debe afrontar el Gobierno en todos sus niveles. Asimismo, es importante señalar que si bien no se puede desconocer la presencia de intereses políticos o intenciones desestabilizadoras contra el régimen, lo que fundamentalmente reflejan los conflictos sociales son claras reacciones ante la acumulación necesidades insatisfechas, que no tienen solamente un carácter eminentemente económico, también presentan con mayor énfasis una necesidad de carácter político.

Un ejemplo de este componente político constituido por la falta general de libertades ciudadanas (políticas) se puede ver representado en los meses previos a la caída del régimen Fujimorista, cuando las protestas sociales más relevantes se concentraban fundamentalmente en la falta de legitimidad que acusaba el gobierno. Manifestaciones masivas como la “Marcha de los Cuatro Suyos” sirvieron para expresar el malestar acumulado durante diez años por diversos sectores de la sociedad peruana: la sociedad civil organizada (colectivos ciudadanos - ONGs), partidos políticos de la oposición, gremios como la CGTP y colegios profesionales que confluyendo en un mismo movimiento ciudadano tenían como principal consigna recuperar para el Perú un nuevo gobierno democrático. En todo caso; no obstante las grandes dimensiones que alcanzaron las protestas durante aquella época, meses después el régimen se derrumbaría fulminado por un sorprendente escándalo de corrupción[2].

Las protestas contra el carácter dictatorial del gobierno de Alberto Fujimori fueron fundamentalmente la única manifestación de animadversión social durante aquellos años; la importancia de mantener presente estos hechos resulta relevante al momento de plantear una comparación con últimos 9 años de gobiernos democráticos que han seguido al régimen Fujimorista. La sorprendente escalada de conflictividad social que ha sufrido el país durante los últimos años se manifiesta en protestas que según sus características han sido calificadas por la Defensoría del Pueblo como conflictos de carácter: Socioambiental, Asuntos de Gobierno Local, Asuntos de Gobierno Regional, Asuntos de Gobierno Nacional, Laborales, Comunales, Demarcación territorial, Electorales, Cultivo de coca etc.[3]. En ninguno de los cuales se ha planteado – por lo menos no abiertamente – la falta de legitimidad de los gobiernos que han sucedido a Fujimori.

[1] COMISIÓN DE LA VERDAD Y RECONCILIACIÓN - CVR. Informe Final. Conclusiones generales del Informe Final de la CVR, Conclusión Nº 2. Lima. 2003
[2] Si bien se puede afirmar que el Gobierno Fujimorista se encontraba sumamente debilitado por las múltiples protestas sociales que en su contra se daban a lo largo de territorio nacional antes y después de las elecciones presidenciales del año 2000, el sostener que simplemente la propagación del video Kouri – Montesinos constituyo la “estocada final” al régimen, no puede llevarnos a concluir que fueron las protestas sociales las que derrocaron el gobierno de Fujimori, un análisis respecto al papel que tuvieron las mismas en la caída del régimen aún mantienen en el plano teórico.
[3] Para mayor información respecto a la situación de cada uno de los conflictos visitar: http://www.defensoria.gob.pe/conflictos-sociales/home.php

Read more...

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP