Ojala que llueva café en el campo

>> jueves, 11 de junio de 2009

La primera idea de tesis que esbocé tenia el siguiente nombre: «La desligitimación social del Derecho». Para justificar xq volaba tanto, es prudente mencionar que en aquellos días estaba terminando el curso de "Orígenes del Pensamiento Político Moderno" en el Diplomado de Filosofía de la UARM. Estaba persuadido que la construcción del derecho requería un base social que lo legitimará; entonces pensaba: ¿Qué deslegitima el Derecho? (ojo, aún no debatía conmigo mismo que entendía como «Derecho», aunque asumí que entendía al Derecho en su manifestación más básica y positivista: La Ley) Mis opciones pasaban por los tres poderes del Estado: El Poder Judicial y su mala administración de justicia, el Legislativo y sus leyes inaplicables o con nombre propio y el Ejecutivo que en representación del aparato estatal elaboraba reglamentos y desarrollaba políticas públicas que finalmente eran las que tenían más impacto en la ciudadania.

Sin embargo, persistía en la idea que el Estado (Gobierno para efectos prácticos) deslegitimaba de alguna manera reiterativa y obtusa el derecho que debía ser la base de su legitimidad social. Unas semanas después asumiría un punto más que el Derecho también podía ser la manifestación de intereses particulares y allí todo se complicó, deje la idea de lado... encontré al derecho ambiental y terminé investigando los problemas sobre la propiedad comunal en un contexto de conflictividad social por minería.

¿A donde voy con todo esto? Tanto el 1064 y 1090 son leyes que en estricto representan una propuesta ideológica no consensuada socialmente y con una alta capacidad de ser enfrentada por la misma omisión. Por ejemplo, si pensaramos en las debilidades del TLC nos podemos percatar que en las negociaciones no hubo mayor participación de personas ajenas del gobierno de turno, es decir se tuvo carta libre para implementar un visión de desarrollo a partir del comercio. Las exigencias nunca pasarón de panfletos de ONGs o marchas, no se pudieron traducir en grandes movilizaciones que paralizaran las negociaciones, a pesar de una serie de objecciones seriamente sustentadas, este fenomeno sus razones habrá de tener.

En todo caso, el Gobierno deslegitima el papel de la norma cuando regula sin consultar, el neoliberalismo estrictamente hablando sería una nueva libertad, una nueva forma de apuntar hacia el desarrollo que promueva la libertad que tienen todos los peruanos de decidir como quieren salir de la pobreza, no se trata de afirmar que son chunchos incivilizados y "yo" porque tengo mi Phd., Master o lleve cursos en el Centrum de la Católica que me certifica como especialista, experto o "consultor" en alguna cuestión relativa al desarrollo necesariamente sé más y por lo tanto chutito asume que esta norma es lo mejorcito que le puede haber pasado a tu vida (no sé xq alucino que la Ministra Araoz piensa así).

«Por lo tanto, el día que el poder político sea humilde y preocupado, la gente del Perú no sufrirá tanto y quizás ese día llueva café en el campo».

0 comentarios:

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP